Aprender de la experiencia

images (1)Aprender de la experiencia es el motor que hace progresar a los seres vivos pero poco se puede aprender si las experiencias vividas no son lo suficientemente ricas en incorporar nuevas situaciones. Cuando nace un bebe viene ya de “fábrica” con su código genético, que es algo así como el sistema operativo que viene ya instalado en un ordenador cuando lo compramos. Ese código incluye toda la programación necesaria para sobrevivir, pero a partir de ahí tenemos que ir añadiendo constantemente nueva programación para dar respuesta a los nuevos desafíos.

Si las experiencias vividas son limitadas poco se puede aprender de la experiencia. Los casos de niños perdidos en la selva durante años, viviendo con la limitada experiencia de los simios, así lo corroboran. Y aunque se tengan experiencias ricas en contenido hay que estar en condiciones de digerirlas y obtener conocimiento de ellas, conocimiento que se traduce en nuevos programas de actuación que se van acuñando en nuestro proceso inconsciente de la información adquirida.

Para aprender de la experiencia es fundamental que durante la etapa del sueño profundo se sometan a prueba los nuevos criterios añadidos de actuación que estamos acuñando. Son simulaciones que hacemos, “rodando en vacío”, para ir perfeccionando nuevas pautas de acción antes de que nuestro subconsciente las dé por válidas y se incorporen a nuestra “biblioteca de programas”.

El día en que conozcamos bien como realizamos esta simulación y seamos capaces de programarla para enseñar a los avatares de realidad virtual a aprender de la experiencia, empezaremos a comprender mejor quienes somos y que hacemos por aquí en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *